martes, 3 de junio de 2008

Cómo diseñar una campaña política

Cómo organizar una campaña política.


El libro pretende ser efectivamente una guía que proporcione al lector herramientas y reflexiones útiles para planear, organizar y evaluar el desarrollo de una campaña política a partir del análisis de los aciertos y errores observados en distintas campañas.

La primera etapa, la de mayor duración es la previa a la planeación de la campaña política, que va desde el instante posterior a la toma de posesión de un cargo de elección popular hasta el momento de arranque de una nueva campaña, el consejo es ponerle atención al electorado. El candidato debe tener en cuenta que tanto el Partido como el candidato son factores primordiales para el triunfo, de ahí que sea necesario utilizar la mercadotecnia electoral, que pretende presentar al electorado a un candidato en su forma más atractiva.

Una vez elegido el candidato es necesario trabajar con él diferentes aspectos como su capacitación en temas específicos, que ayudaran en su acción proselitista, se deberán desarrollar guías de discursos temáticos de acuerdo al lugar, el momento y las características de la audiencia.

El análisis de la información es una actividad continua ya que permite determinar estrategias y acciones a desarrollar en bien del electorado y del posicionamiento del partido en el distrito electoral del que se trate, dicho análisis es necesario en diferentes áreas: territorial, de los partidos, de los candidatos, y del entorno.

El conocimiento que como estrategas debemos tener de los contrincantes resulta imprescindible en el planteamiento y el desarrollo de la campaña política, de igual forma, un análisis del entorno ya que puede que este cambie debido a algún acontecimiento relevante y resultará necesario actuar.

Se pude definir a la estrategia como “el conjunto vinculado y coherente de parámetros de acción que buscando minimizar los esfuerzos y optimizar resultados, conduzcan las acciones partidarias al triunfo electoral”. Estas estrategias deben definirse con base al segmento del electorado y por partidos políticos y candidatos contrincantes, un aspecto sumamente importante que debe prever la campaña son lo que el autor llama las prácticas deshonestas.

Durante la campaña, se introducen las acciones de proselitismo que se dirigen a la obtención del voto favorable para un determinado candidato o partido, el proselitismo no consiste en un incremento en los medios y la presentación del candidato, es necesario presentar la plataforma política de cada partido y un grupo político, los medios son aquí, un conducto para hacer llegar a la ciudadanía el mensaje político contenido en la propaganda.

Se debe tomar en cuenta al tipo de electorado para el manejo de la voz, la actuación, el manejo de los colores, la manera en que se abordará una problemática, la variabilidad y la constancia de los mensajes. Se debe considerar el uso de distintos medios, como el correo electrónico, carteles, inserciones en diarios y revistas, mantas, pinta de bardas, espectaculares, no deben olvidarse los medios electrónicos para transmitir mensajes proselitistas, ya que con ellos se alcanza a una gran cantidad de personas.

Las acciones de proselitismo pasan por volantes, visitas domiciliarias, visitas a organizaciones y personas importantes, así como a lugares de gran afluencia, reuniones vecinales, mesas de proselitismo, perifoneo, mítines, marchas, manifestaciones, debates, paneles, eventos sociales, culturales, recreativos y deportivos.

Durante la jornada electoral se aconseja estar al tanto de las prácticas deshonestas como la compra del voto, los acarreos, “la operación tamal”, que los muertos voten, el relleno de urnas, e incluso el apagón a la hora del conteo.

Después de la jornada electoral se debe poner especial atención en la evaluación final de la campaña, análisis de los resultados electorales acciones de defensa, comunicación a la ciudadanía, comunicación y reunión con colaboradores, así como la presentación de del informe de gastos de campaña.

No olvidar que se pueden alterar los resultados electorales a través de “la caída del sistema”, la alquimia y el laboratorio; ambas consisten en modificar los resultados de la elección alterando las actas y el contenido de los paquetes electorales, así como “la sacra paquetería”, cuando los paquetes electorales son acaparados por la autoridad electoral.

Ante una eventual situación de este tipo, el autor sugiere que se desmoralice al oponente como primera opción o que se busque incidir sobre la opinión pública, de manera que cualquier información posterior sea tomada con reserva por electorado.


LERMA, Kirchner Alejandro, Cómo organizar una campaña política. Guía práctica para tener mayor probabilidad de triunfo, Editores Mexicanos Unidos, México, 1995.